Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Herramientas tecnológicas que digitalizan el sector inmobiliario

BY VÍA ÁGORA

El sector inmobiliario ha evolucionado y sigue haciéndolo, incorporando la digitalización a través de herramientas tecnológicas que ayudan a facilitar el desarrollo de los procesos y actividades dentro del sector.

Gracias a estas herramientas innovadoras, los profesionales del Real Estate ofrecen servicios más completos a los clientes y usuarios, ofreciéndoles un valor añadido que hace varios años no se contemplaba.

Del sector inmobiliario tradicional a uno más digitalizado

Como todos los sectores que operan en el mercado, el inmobiliario no ha podido escapar de la digitalización.

El Real Estate se caracteriza por tener una base tradicional en cuanto a los procesos y actividades, pero actualmente resalta porque cada vez es más común incorporar nuevos procesos tecnológicos y digitales que agilicen los trámites y faciliten las transacciones con el consumidor o cliente final.

Un servicio moderno donde la experiencia de compra o venta tiene una base totalmente digitalizada y personalizada gracias a las herramientas tecnológicas que se implementan.

También, te puede interesar…  Reactivación económica del sector inmobiliario post Covid-19

La era de las herramientas tecnológicas dentro del Real Estate

Hay que destacar que cada vez son más las empresas que operan en el sector inmobiliario e introducen las diferentes herramientas tecnológicas dentro de su actividad, haciéndose llamar empresas Proptech.

Un concepto relativamente nuevo que define a aquellas empresas del Real Estate que incluyen la digitalización y tecnología para desarrollar su actividad y procesos, tanto con sus trabajadores como con sus clientes.

Herramientas en auge que están digitalizando el sector

  1. Big data

Una herramienta para tener en cuenta, ya que recopila información y datos, y los analiza. Por lo que, el Big Data es una herramienta que ayuda a que las empresas aprovechen los datos y así, identifiquen nuevas oportunidades.

Enfocado al sector inmobiliario, ayuda a las empresas y usuarios a la hora de conocer la información sobre una propiedad a lo largo de su historia, el coste, detalles de la ubicación, e incluso, facilita el cálculo de inversión y su revalorización teniendo en cuenta diferentes parámetros. En definitiva, son bases de datos amplias y completas, por ejemplo recopilar información a gran escala de quién compra, qué compra, dónde, porqué y cómo.

  1. Blockchain

Gracias a la descentralización de procesos y un manejo encriptado de bloques de información, el blockchain permite realizar transacciones de datos seguros. En definitiva, una tecnología que reduce los trámites entre empresas-usuarios y sus costes, eliminando a los intermediarios, manteniendo una conversación gracias a la base de datos compartida.

Por ejemplo, tramitar pagos del alquiler, registro de datos sobre construcción y mantenimiento, contratos inteligentes, etc.

  1. Domótica

Dotar de vida a los elementos que componen una vivienda es ya una posibilidad real en la actualidad. Aunque la domótica todavía está en proceso de implementación total, se introduce poco a poco en el día a día de muchos usuarios.

Gracias a la domótica, muchas personas pueden encender el aire acondicionado sin la necesidad de estar dentro de su hogar, así como controlar la iluminación o incluso, subir o bajar las persianas.

Como herramienta tecnológica de apoyo encontramos el Internet de las Cosas o Internet of Things hace referencia a la conexión digital entre los objetos que forman una vivienda con el Internet, convirtiéndolos en objetos inteligentes y relacionándolo con la herramienta de domótica.

Enfocado al Real Estate, muchas compañías implementan el IoT en sus viviendas haciendo que sean hogares inteligentes y eficientes; y a su vez, facilitando el día a día a sus propietarios.

  1. Firmas digitales

Una de las herramientas tecnológicas en auge tras la pandemia generada por el Covid-19. Las firmas digitales existían antes y eran de uso habitual especialmente en el mundo empresarial, pero su uso en particulares no estaba tan extendido.

Con el estado de alarma, se les ha dado un especial protagonismo y en concreto, dentro de la actividad del sector inmobiliario haciendo posible continuar con las laborales comerciales y de relación cerrando operaciones bajo unas condiciones de seguridad para todos los intervinientes.

  1. Inteligencia artificial

Aplicada tanto a las visitas virtuales como a los procesos relacionados con los inmuebles es un elemento facilitador. La inteligencia artificial se compone de programas que facilitan los trámites y evitan errores humanos de cálculo.

Por ejemplo, esta tecnología se implanta desde hace varios años para etiquetar las descripciones de las imágenes de los diferentes inmuebles y clasificar los documentos en los diferentes portales.

  1. Realidad virtual y Realidad Aumentada

Estos dos conceptos se encuentran bastante asimilados en la sociedad, aunque relacionados con otros sectores como los videojuegos o incluso, procesos industriales para fabricar piezas. En el sector inmobiliario también se están utilizando desde hace varios años con sistemas cada vez más espectaculares y realistas.

Tanto la Realidad Virtual (RV) como la Realidad Aumentada (AR) son herramientas tecnológicas que facilitan la actividad inmobiliaria. Por ejemplo, a través de aplicaciones un usuario puede realizar una visita virtual al inmueble en el que esté interesado, ya sea una vivienda construida o a través de una maqueta, donde podrá conocer los detalles y características del interior, así como el exterior de la misma.

Estos procesos facilitan que el comprador pueda tomar la decisión de comprar una vivienda sin la necesidad de verla físicamente.

Por ello, el objetivo de introducir herramientas tecnológicas que digitalicen al sector es claro: facilitar los procesos de compra o venta y ayudar en la toma de decisiones al usuario final. En definitiva, la digitalización dentro del Real Estate pretende aportar valor añadido, tanto a las empresas del sector y sus profesionales como a los propios clientes.

VÍA ÁGORA, Looking to the Future.